¿Qué mantenimiento necesita una piscina hinchable?

En el caso de las piscinas para bebés, y las de tamaños más pequeños, lo recomendable sería siempre cambiar el agua después de cada uso. La cantidad de agua es pequeña y no vale la pena mantenerla frente a la posibilidad de que se genere algún tipo de hongo o bacteria por su estancamiento. Reutiliza esta agua por ejemplo para el riego de tus plantas y así evitarás tirarla sin provecho y de paso serás más respetuoso con el medio ambiente.

Para piscinas de tamaños mayores en los que el uso de agua es más abundante, lo más sensato para el bolsillo y el medio ambiente, es mantenerla en buenas condiciones, por el desperdicio que supondría desecharla a diario. Para poder conservar el agua en un estado saludable y seguro para todos, hay varias formas de hacerlo muy recomendables y no suponen un gran costo ni esfuerzo y fáciles de realizar:

• Utiliza una boya de cloro

Tanto para estas piscinas medianas como para las grandes, el cloro es fundamental para mantener a raya los microorganismos y la proliferación de patógenos. Para evitar molestias durante el baño, usa una de estas boyas exclusivamente cuando no se esté utilizando retirándola un rato antes de que vaya a ser utilizada.
Recuerda leer las indicaciones del producto para saber como regular la salida del cloro que normalmente estará en función de la cantidad de agua a tratar.

• Utilice un filtro de cartucho

Este sistema es el más caro de todos los mencionados aquí, aunque también es el que le ofrecerá un mejor resultado. Suelen ser sencillos de manejar. Se basa en una bomba de agua con un filtro, unido a la piscina con un tubo de entrada y otro de salida que hace circular el agua de la piscina a través de él. Funciona con electricidad y este aspecto es el más importante a tener en cuenta para evitar cualquier accidente y por eso se debe poner en marcha de forma periódica según las indicaciones del fabricante y siempre cuando no se utiliza la piscina.

Cuida la piscina con una funda

Evitar la suciedad ambiental de polvo, hojas o bichos con una funda es lo más recomendable para tener el agua limpia durante más tiempo. Busca la que mejor se adapte a la forma y tamaño de la tuya. La mejor opción vendrá casi siempre de la misma marca que tu piscina, ya que nadie mejor que el mismo fabricante conoce sus productos y tendrá la opción más adecuada para cada modelo. Estas fundas están normalmente disponibles para piscinas a partir de un tamaño medio/grande.